La Vida Desde el Zaguán I

_mg_3940yourshot
La Vida Desde el Zaguán

Visita la serie completa aquí

Después de dar unas 3 vueltas por tu casa y darte cuenta de lo mucho que falta por conocerla, sales a verla desde afuera, que al mismo tiempo  es como ver una pantalla que te lleva hasta a la esquina más recóndita de tu calle. No sé si es gracias a la naturaleza del ser humano de querer contrastar todo lo que se ve para buscar siempre un porqué, pero al final de todo, es de las mejores cosas que hemos aprendido a hacer.

Visita la serie completa aquí

Pero suele ser un arma de doble filo: Tendemos a creer que solo lo que creemos y dibujamos es lo real, y eso se pone peor cuando tratamos de creernos unos salvadores y despreciar cualquier otro punto de vista; soberbia que nos jode y nos ha jodido a todos.

Es así, al dar algunas vueltas por mi casa y el vecindario que me rodeaba en esos momentos, no hace mucho, que me di cuenta de que todo lo que conocían hace unas pocas generaciones, en algunos de esos pueblos pintorescos y bellos de Margarita (por las fotos que ves, pero también es válido para cualquier otro lugar en el que la identidad con él esté en decadencia). Sin embargo, esas costumbres y formas de ver al mundo están dejando de existir. Dejan de existir todos esos ritos y costumbres tan de ellos, que tanto caracterizan y forjan la identidad de un pueblo con su cultura. La diversidad de todo a un nivel más amplio. Todo desaparece poco a poco bajo la bandera de la globalización, que a prepo que nos meten. Esa globalización malinterpretada, dogmática que nos ha eliminado tantas cosas por falta de prudencia, esa en la que vivimos desde hace unos cuantos años, pero no nos dimos cuenta. Pero los culpables de esto no son aquellos que expanden el progreso, sino las hordas sin ideales propios, o mejor llamados pelabolas del Siglo XXI que sin sentido común, toman liderazgo y se adueñan de lo que ellos piensan, es la verdad.

_mg_4539Para nadie es una mentira la pobreza en la que se sumerge esta gente, es parte del legado que nos dejaron tantos errores colectivos, de los que tiranos se aprovecharon producto de esto mismo en el pasado. Sí, me refiero a un país y a un mundo, en el que la gente no es que sea mala, sino que no ve. Aquí es donde esa mirada ha quedado distorsionada por la pobreza de una crisis de la que nadie se salva, crisis que mató la curiosidad. Ahora, ese aspecto se sustituyó por nuestra necesidad inexorable de pensar qué cenar, y que darle de cenar a tus hijos. Ahí es donde dejamos de pensar, y nos mantenemos al margen de un sistema cruel que marcó la diferencia entre Vivir y sobrevivir. Y de ahí, no podremos salir todos juntos y al mismo tiempo, por desgracia.

Cada uno es responsable de salir de su propia crisis. Simplemente porque no podemos andar todos hacia un mismo lado, mucho menos empujar a aquel que no tenga las cualidades para ir hacia ese lado, sino hacia otro. Es un proceso que, con suerte, nos dejará poder reencontrarnos más adelante y así volver a vivir no sólo con los rituales, ahora moribundos; sino con el aprendizaje de las cosas que logramos superar.a-serious-game

Es así, como llegamos a los rituales. Aquellos en

los que esos criollos se abstraen y sienten
que son los mejores en eso -¿Y por qué no?- p

orque forma parte de su rutina. Para “los de
afuera”, ellos tienen algunas rutinas que pueden ser muy esotéricas o exageradas, pero que todos tenemos y no nos damos cuenta. Hernan, el preocupado jugador de dominó, que es de Pampatar, tiene unos 30 años yendo a jugar al mismo lugar, a la misma hora, con las mismas camisas y mañas. Esta es una de las cosas que quedan estancadas en el tiempo en un eterno juego que, para él, significa cada tarde que pasa en esa pequeña mesa cuadrada en la misma vereda, cada tarde.

_mg_4491

El lugar que todos ellos son y eran, languidece en los zaguanes de las viejas casas mientras mira pasar su propio cortejo. Y a pesar de que sea un detalle pequeño y despreciable, es posiblemente una de las cosas que mantienen viva esos rituales.

¿Te gustó? Muy pronto verás la segunda parte, mientras, comparte este artículo en tus redes sociales :).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s